5/09/2006

París, la ciudad de las luces (y las librerías *^-^*)

Los meses de enero y febrero de este año fueron un poco durillos para mí, estaba bastante desquiciada (¿más de lo normal? Sí, más de lo normal). Además fue lo que se denomina vulgarmente "toda una jodienda" porque se me cansaba la vista delante del PC y no podía estar mucho rato delante de la pantalla, así que no WoW, no mud, no pelis (y no estudio).

Poco a poco todo fue volviendo más o menos a la normalidad, pero el pasado mes de enero, Grunttt me llevó de viaje a París.

Tengo que decir que era la primera vez que viajaba a la ciudad, y me encantó. Tengo firmes intenciones de volver.

Fue una de esas ideas locas, frecuentes en las mentes brillantes que pretenden dominar el mundo. En un principio íbamos a ir solo para almorzar en la ciudad de las luces, y después volver a Barcelona, pero al final nos quedamos a pasar la noche.

Qué voy a decir...

Nos levantamos a las tres de la mañana (bueno YO me levanté a las tres, para llamarle a las tres y media y cerciorarme de que no se había dormido xD). Tenía verdadero pánico a no despertarme en hora y perderme el viaje :_

A las cuatro de la mañana estábamos en la Estación del Norte en un autocar destino Girona Airport, para coger el vuelo a París a las cinco y algo de la madrugada...

Contra todo pronóstico, ¡conseguí hacer un viaje de dos días con sólo mi mochila Reebok a cuestas *^-^*! ¡Ole, ole! Para que digan después que las mujeres no sabemos viajar sin equipaje.

No diré que no se me hizo difícil en tan poco espacio empacar las cosas: contra todo pronóstico y a presión, conseguí embutir la mochila con un tejano, un pantalón de dormir, una camiseta larga de dormir, dos jerseys, tres pares de calcetines, la ropa interior de rigor, y mis potingues de baño... En mi favor tengo que alegar que de verdad que intenté viajar estilo macho, sólo con champú o gel... Pero mi religión me lo prohíbe, así que metí también el desenredante, el gel, el desodorante, el perfume, el maquillaje, los potingues para la cara y mis esponjas -sí, en plural-. Y como no, mis libros para el camino (es pecado viajar sin lectura), la cámara de fotos, el paraguas (porque los pronósticos de yahoo indicaban lluvias) y el mp3.

Bueno vale sí, confieso: llevaba una mochila y mi bolsito de mano. Pero eso no cuenta, porque era un bolso de mano pequeño (aunque muy bien aprovechado su espacio ^^). Pero a ver, que me digan a mi ¿cuánta gente consigue meter todo eso en una mochila de deporte, y un bolsito, eh, eh, eh?

Bueno, a eso de las siete de la mañana estábamos ya en el aeropuerto de Beauvais, afueras de París.

Un cuchitril de sitio, todo hay que decirlo, era como ver un hospital de estos montados a toda prisa en medio de un campo de batalla. Vamos, que te ponen el aeropuerto en un capítulo de M.A.S.H. (qué gran serie, aun recuerdo la sintonía), y no desentona. Lo que eran los megáfonos no se oían, pero cuando salías a la calle (por llamarla de alguna manera), sólo oías las obras en el asfalto (toda una odisea comprar los billetes para el bus Beauvais-Paris, porque no nos oíamos con la chica de la taquilla).

Después de lo verde que estaba todo (el paisaje lleno de arbolitos, arbustitos, plantitas,...) lo que más me llamó la atención al empezar el trayecto fue que... ¡Tachán, tachán!, ¡Oh, sorpresa! ¡Oh, maravilla!

**** Encuesta:

a) El primer restaurante a 400 metros del aeropuerto era un Mc Donalds
b) El segundo restaurante, a 300 metros del Mc Donalds y, por consiguiente a 700 del aeropuerto, era un Pizza del Arte
c) a y b son correctas.

**** Vuelta al blog:

Pues sí, pues sí... A veces creo que la gente, esto de hacerte sentir como en casa, se lo toma muy en serio con la gastronomía.

**** Inciso:

Acabo de volver del desayuno... NOTA MENTAL: Escribir algún día un post del estilo "Si quieres perder amigos, ponte a hablar de sexo, política y religión"

*** Vuelta al blog:

Pues a lo que íbamos, que impresionante, eso de salir de casa y llegar y encontrarte con los mismos restaurantes.

Cuando llegamos a la ciudad, nos dejó en una plaza de Porte Maillot. Bueno, un show... tengo que decir que desde siempre yo soy el copiloto oficial en todos los viajes que hacemos Grunttt Sainz e Ysondra Moya, pero en esa ocasión me costó un poco más situarme y llegar a la Avenida de la Gran Armada, pero llegamos ^^

Caminando, caminando llegamos hasta el Arco del Triunfo. Desde luego, es muy bonito. Yo me sentía como en casa por la zona: todo lleno de tiendas pijas estilo Paseo de Gracia. Y era fantástico, porque estábamos en el mes de las rebajas... Pero... Resulta que sus rebajas a 50% del precio dejaban los precios a la altura de los reales en España. París es un poco caro.

Como fui a Francia subvencionada por los Fondos para Socialización de la Fundación Orca, me supo bastante mal desayunar en alguna terracita... Porque un desayuno de zumito, y bollería rondaba los 9 euros... Pero a final se te va la vergüenza y desayunas. ¡Y qué desayuno! Un croissant de chocolate, una napolitana de chocolate y dos cocacolas ^^ (para mí sola ^^).

Una vez que repostamos energías, seguimos de paseo, hasta los campos Elíseos y después nos desviamos para ir a la zona del barrio latino, cerca del cual teníamos nuestro hotel. Un hotel super bonito, con una habitación muy cuidada. me encantó el sitio (y como soy una egoísta, no os pienso decir el nombre del hotel xD Tessssssssssssoooooooooro).

Después del desayuno, y tras haber dejado las cosas en el hotel, como ya eran las dos pasadas, fuimos a comer.

Acabamos en un restaurante italo-pakistaní del barrio latino.

Es un barrio muy bonito y es agradable pasear por allí, sobretodo para alguien como yo, apasionada por las librerías, porque estaba plagado de ellas, pero cuando digo plagado, es tal cual: plagado. Incluso encontramos una genial, cerca de una tienda de rol xD que era toda de compra-venta-cambio de libros de segunda mano en inglés de temática diversa, con una pared (sí, sí, una pared de arriba a abajo, con cajas en el suelo incluso) ¡llena de libros de fantasía! Me dijo Grunttt que me regalaba el que quisiera, y habían tantos que me quedé sin libro porque no me supe decidir :____________( Pienso volver allí en cuanto pueda y pasarme media tarde encerrada en la librería.

En fin (pilarín).

Ahora, lo mejor del almuerzo fue eso de analizar la situación: ahí estábamos dos sentados a una mesa, una uruguaya de Montevideo (que vive en Barcelona), con un catalán de origen zaragozano residente también en Barcelona, comiendo una pizza en un restaurante italiano en pleno centro de París, regentado por pakistaníes que escuchaban rap americano combinando la comida italiana con cuscús. Vamos... Globalización total...

A la tarde continuamos nuestro recorrido maratoniano por la ciudad, visita a la Torre Eiffel, con la consiguiente subida al último piso. Qué vistas más impresionantes que hay desde ahí arriba ( y qué viento, y qué frío). Valiente cachivache que fueron a construir a principios de siglo pasado. Aunque creo que debe ser mucho más esplendorosa la vista en primavera, con los jardines en flor. Ya tengo excusa para volver ^^

Nos volvimos para el hotel sobre las siete de la tarde, hechos polvo después de tanto caminar, y ya fue tweenies time.

Al día siguiente visitamos el Louvre, después de dos horas y media dentro del museo me dolía la cabeza.

No es que no me gustara el sitio, al contrario, pero había tantas cosas que ver... Es como si hubiera querido absorberlo todo con la vista, y no daba a basto. Desde luego es un sitio para ir con calma, y visitarlo en 3 o 4 días, sin saturarse.

Tienes la misma sensación al salir de allí, que si hubieras estado 3 horas en Sephora, acabando por salir con la nariz intoxicada de tanto perfume.

Eso sí, dio tiempo de ver la Venus de Milo, la Monalisa, la estatua de Amor y Psique *^-^* y las momias felinas del apartado egipcio. Pude hacer fotos de estatuas de Sekhmet, pero no encontré ninguna Bastet de tamaño aceptable :_(

Próxima parada, el British Museum ^^, que me dijeron que es el que tiene fondo egipcio más grande del mundo ^^. También tenemos pendiente viajecito a Roma.

Bueno, salimos a respirar aire puro (recién acababa de llover), y paseamos hacia Notredamme, en una visita breve. Me pareció curioso que los ventanales tuvieran rejas (que originalmente no estaban allí), para evitar que algún idiota (porque no tendría otro nombre más ligero) lance una piedra y rompa las cristaleras. De herejes está el mundo lleno...

El transcurso del paseo de un lado al otro, fue bordeando el Sena. Cerca del Louvre había cantidad de floristerías y de pajarerías. En cambio, por el otro lado del río yendo hacia Notredamme me di cuenta que había muchas librerías.

Un paraíso cultural.

Mis souvenirs fueron una libreta para describir el viaje, con bolígrafo incluido, unas cuantas postales, y un marco para foto ñoño con forma de corazón y dos gatos... En fin, suerte que no llegué a ponerle ninguna foto dentro... Sigue vacío a la espera de una buena ocasión =)

No nos dio tiempo de visitar Mont-Martre, ni el Moulin Rouge, pero...

¡VOLVERÉ! MUAHAHAHAHA >=)

4 comentarios:

Parsec dijo...

Hola:
Me alegro que te gustase la ciudad. Yo el año que viene me voy a estudiar allí de Erasmus, jeje

Y es verdad, es legendario el precio que llevan allí as cosas. Parece que tomarse algo en una terraza es prohibitivo.

Me está entrando el gusanillo con esto de los blogs e igual me abro uno para comentar un poco mi vida allí y cómo voy descubriendo la ciudad. XD

Saludos

Ysondra dijo...

xD

Yo me entretengo mucho con él ^^

Oye, te quepo en la maleta? *^-^*

Ocupo poco, en serio... Y necesito poco equipaje ^^ Como he podido demostrar xD ^^

Asias por pasarte a saludar ^^

Jon Nieve dijo...

Anda!
Yo estuve en Paris hace unos años ya (antes del euro) y sí que es tremendamente caro... lo que no vi yo fueron todas esas librerías :_ será porque fuí de mochilero tirao y no teníamos ni un duro (el colega con el que iba y yo), fíjate que ni siquiera subimos a la Torre Eiffel.

Eso sí, el Louvre nos lo vimos en plan carrera, resulta que a partir de las 4 o así es gratis... y cierran a las 6 O_O En dos horitas nos recorrimos la escultura, la pintura renacentista, egipto... y alguna cosa más ^^ Visita fugaz :P

Mmm... Pratchet debe tener una teoría sobre lo "poquito" que llevabas en la mochila O_o No sé cómo sois capaces las mujeres de hacer cosas así.

Ah! Lo primero que vi yo en el camino del aeropuerto de London a la ciudad fue... ¡un IKEA! jur jur!

Si vuelvo (que no me cayeron muy bien los franceses... ¬¬ ) me pasearé por el barrio hispano, que no estuve la otra vez :P

Ah! respecto al British... a mi me decepcionó mucho. Sí, tienen más momias por metro cuadrado que un autobús del inserso, pero realmente no merece la pena, menos después de haber estado en el Louvre. Yo fuí con muchas ganas (al British) y además iba solo, con lo que podía ir a mi ritmo y sin tener que correr por nadie... y bueno, muchas piedras, muchos restos, que si el partenón (o unas piedras que dicen eran el partenón...) en fin, que no. Ah, por supuesto, choporrocientas momias; momias de gatos, momias de niños, de hombres, de mujeres, de perros, de chocolatinas.. momias para aburrirte, sí, pero nada más.

Lo único que me gustó fué la parte pequeñita dedicada a los relojes y algo de lo dedicado a las culturas africanas.

Para muestra de cómo está organizado el museo: Me topé con una estatua de Ganesha, el dios hindú, y me quedé más de media hora delante ^^ y la gente me miraba como diciendo... extrangeros! Claro, es que la habían colocado al lado de una salida de emergencia como si fuese atrezzo 8o Impepinable.

Lo que sí me gustó y mucho fué la Art Gallery ^^ es genial, aunqué ahí SI tengo que volver, que mi acompañante "tenia prisa" y ni siquiera pude ver Los girasoles :(

Bueno, ya está de tochín... jeje Ains, por fin he tenido tiempo pa postear :P
Nos vem

Ysondra dijo...

Hola Jon!

Buenos días ^^

" Sí, tienen más momias por metro cuadrado que un autobús del inserso" --> Me parto xDDDDD

Muchas asias por tu "tochín" yo tb quiero ir a Londres... Vamos vamos! Vamos a ver girasoles y después tulipanes a Holanda ^^

A veces pienso que si yo fuera rica... Buah...

Bueno, siendo realista, si fuera rica me volvía pobre de golpe en minutos... Entre: los viajes, la casa, los LIBROS y mi horfanato para gatosy los kilos de carreras que me gustaría pagarme...