5/19/2006

Amor es...

Bueno, estos días voy a estar escribiendo de forma un poco intermitente, debido a que me han trasladado a trabajar jueves y viernes a Barcelona. El lunes habré vuelto a Madrid y estaré otra vez con mi PC. Las obras en las oficinas no están ni siquiera empezadas, así que sinceramente no sé hasta cuándo me voy a quedar en Madrid… Todo apunta a que en julio esté por mi casa.

Que hi farem!

Ayer fue el primer día que pasé tranquilamente en mi casa, que me desperté en mi cama, planché mi ropa en la encimera de la cocina (NOTA MENTAL: comprar una tabla de planchar), y me fui sin desayunar porque dormí más de la cuenta.

Con toda la fiesta de la gente en la calle por el tema del Barça, no había manera de dormir. A mí me parece fantástico que festejen lo que quieran, pero por amor de dios, antes de las diez de la noche :_/

He comprobado que el bus lo cojo delante de casa y en veinte minutos estoy en la oficina. Fantástico ^^

Quedé a comer con Grunttt y estuvimos hablando de la coyuntura económica mundial, el matiz de la situación política de Oriente Medio y si vale la pena o no intentar volver con mi ex (la proporción de tiempo estimado que se dedicó a cada tema fue 0’000001, 0’000001 y 0’999998 respectivamente).

En mi restaurante favorito para comer fideuà y marisco, han decidido atentar contra la fideuà y le han puesto tropezones de no sé qué. Amablemente se los cedí a Grunttt que está preparándose para el MIR y necesita energías para estudiar mucho.

Llegué a conclusiones bastante variadas: a tomar viento con el inglesito, es una pérdida de tiempo y energía considerable y no tengo paciencia para esforzarme por un rollo en el extranjero ahora mismo.

Por otro lado, tengo que dejar de entablar relaciones con el prototipo de persona oscura, incomprendida y que vive encerrada en sí misma, que no sabe tener detalles y ni demostrar afecto; lo cual me lleva a pensar que los ex son ex por algo y están bien dónde están (que viene a ser: fuera de mi vida).

Anyway…

La cosa es que me volví caminando a casa y me paré a hacer las compras en un supermercado, para preparar una pizza casera (me gusta mucho cocinar y me hago las bases de la pizza y todo).

Cuando me disponía a ello, me llamó mi madre por si quería ir a tomar algo.

Es curioso cuando los padres empiezan a llamarte para “quedar” y tomar un café, porque ya no estás viviendo en su casa. Al final nos quedamos las dos de panching e hice la pizza que cenamos. Estuvimos hablando un rato (y recibí mi ración de mimos cual felino). Ella me dio su opinión y me dijo que seguramente mi ex no me quiso nunca, y que de hecho piensa que no es capaz de querer a nadie en realidad, que era una persona muy encerrada en sí misma.

A eso de las diez se fue para casa.

Aun me descoloca un poco a veces esto de que mi madre se vaya de mi casa a la suya porque ha venido a verme de visita.

Aun así, disfruto mucho de la tranquilidad de mi casa, me encanta, me encanta, me encanta. A veces el silencio es un tanto imponente, pero también me gusta la sensación de paz.

Me fui a la cocina a recoger el móvil y poner la alarma en hora para el día siguiente, lo dejé caer en la cama y me fui a la biblioteca a ver qué cogía para leer… Y nada más lo dejé caer, se puso a sonar O_o Era Montse, hecha polvísimo.

Me quedé ahí toda compungida intentado pensar qué podía haber pasado…

Resultó que era un caso de ataque de estrés y complejo de Atlas (dios griego que sostiene el mundo sobre sus espaldas). Y es que no me extraña: se ha puesto a estudiar en la universidad a la vez que trabaja, y quiere aprobarlo todo a la primera sin dejarse nada para septiembre, sacando nota.

Por todo lo que está haciendo, estoy muy orgullosa de ella: ha sacado 3 matrículas de honor en un semestre (y trabajando,) y ha ido más veces a la biblioteca a estudiar que yo.

Estoy orgullosísima, en serio.

Cuando éramos pequeñas, a ella siempre le costó más que a mí estudiar, y muchas tardes nos poníamos juntas. Yo solía hacerle resúmenes de asignaturas que ella después repasaba.

Un tiempo más tarde dejó los estudios porque pensó que no estaban hechos para su persona, y se marchó a EUA.

Pasaron unos cuantos años, unos 9, volvió a Barcelona y decidió que quería estudiar, apuntándose a la UB. Y mírala: ahí está esforzándose en sacarlo todo adelante.

Pienso que las cosas tienen su momento. A veces no quieres estudiar más cuando sales del bachillerato, y unos años más tarde te decides y vas a por todas.

Yo creo que a ella le pasó algo por el estilo, así que me parece fantástico que se haya puesto con todas sus fuerzas a sacarse la carrera. Estoy superorgullosa de ella.

Ella, que me venía a pedir a mí que le explicara las cosas… A mí, que no he visto una matrícula en la vida todavía, porque no me apetecía esforzarme lo bastante. Pues sí, ella está estudiando duro cada día, sábados y domingos incluidos, después del trabajo y después de clase y del gimnasio.

Montse ha descubierto hace poco que la gente es mala por naturaleza, envidiosa y que si pueden te hunden. Son tan pocas las personas que están allí cuando las necesitas, y tantas las dispuestas a poner el pie esperando a que tropieces…

Más vale tarde que nunca. La gente es muy falsa.

Cuando la ví tan así, decidí ir a visitarla a casa. A fin de cuentas, vivimos a 15 o 20 minutos caminando a lo sumo. La mantuve al teléfono mientras salía por la puerta, y al oír el ruido de la calle me decía “¿dónde estás? ¿qué haces?”, “nada, sacar la basura” le decía yo.

Y me fui chino chano caminando.

Sinceramente, le pregunté si quería que fuera a verla por inercia, la verdad es que había pensado en no ir cuando ella me dijo que no hacía falta, y dejarlo por ese precio. La verdad, tenía bastante sueño.

Pero muchas veces pasa que alguien te dice que no quiere que hagas algo, aunque lo está deseando desesperadamente (cuando eres mujer, aprendes rápido esto, empatía, qué sé yo).

Por un amigo haces muchas cosas.

Cuando hubo la primera pelotera con quien yo te diga, la llamé lloriqueando, a las tres de la mañana. Estaba en casa de mis padres (una situación bastante humillante tener que volver a casa de tus padres, aunque ellos siempre te reciben con los brazos abiertos), en mi “cama de soltera”.

La llamé para decirle algo tan estúpido como “estoy tumbada en la cama *snif, sob, snif*… y sola *snif, snort, snif, snor, snort,snif*” . Y ella me respondió con su lógica femenina de quien ha sido despertado en plena madrugada “pues estírate, disfruta y duerme estilo oso” a lo que acto seguido añadió “perdona, tía, hablamos mañana, que estoy dormida y ahora no me entero muy bien”. Ella no encontraba mayor problema en que yo estuviera durmiendo sola en la cama. No habñia caído que yo vivía con alguien y compartía lecho, y para mí dormir sola era algo ya extraño.

Al colgar me sentí bastante idiota, pero también triste y desamparada y ya no sabía a quien podía llamar y que me aguantara hasta dormirme… Esa noche no pude dormir. Ni esa, ni otras muchas, y tuve ojos de sapo una buena temporada.

Al día siguiente, me vino a buscar, en moto, enfundada en un jersei y dos chaquetas, y con fiebre… Para sacarme de paseo al Montjuïch, charlar y tomar el aire.

Eso es lo que hacen los amigos unos por otros: estar ahí cuando les necesitas, sea la hora que sea (dentro de unos límites razonables, y no tan razonables… a veces pienso que la mujer de Grunttt me matará un día de estos, porque le he llamada a cualquier hora de la mañana).

La cosa es que no recordaba su piso así que le tuve que pedir que me abriera. Y me llamó “imbécil” cariñosamente al abrir, pero se alegró de que estuviera allí.

Y estuvimos hablando del trabajo, de los esfuerzos, de la carrera (yo a mía la dejo aparcada hasta el año que viene, creo, pelearé por la permanencia y poco más), de las envidias… Y comimos conguitos, y bebimos cocacola (y agua ella, porque no le gusta la cocacola).

Hablamos de los chicos, cómo no…

Hablamos de que parece que se te acaba el mundo cuando finaliza cada relación. Siempre piensas que la última persona fue la más maravillosa y que nunca habrá nadie como ella.

Y te lamentas, y lloras, y lo ves todo idealizado, y te aferras a esa persona como a un clavo ardiendo.

Cuando pasa el tiempo, que tiene a curarlo todo, ves las situaciones con perspectiva.

Vislumbras que aquella persona no era el amor de tu vida, pero quizás tampoco era el demonio personificado. Simplemente, tú lo intentaste, la otra persona lo intentó, y no funcionó.

Por lo que sea, porque no estabais preparados, porque era del género erróneo, yo que sé… Pero a veces, no funciona. La vida no es justa, pero ya lo sabíamos.

De hecho, no funciona la mayoría de ocasiones, y sólo una o unas pocas sí (sueles tener mil ex y un marido o una mujer –en esta parte del mundo al menos-).

Estuvimos compartiendo experiencias. Yo la última y más reciente, y ella me recordó algunas de las suyas.

Y la escuchaba, y analizaba, y comparaba y entendía.

Y por un momento sentí envidia y me sentí un poco tonta también, porque ella me contaba las cosas que había compartido con su última pareja y lo bien que la había tratado (el porqué es pasado no me toca a mí contarlo). Pero me explicó los detalles que tuvo este chico con ella, como ir a verla cuando estaba enferma sólo para saludarla y llevarle un poco de caldo; o ir a correr y pasar por su casa que estaba a tomar viento para darle un beso; llevarla a esos sitios que tanta ilusión le hacían y que se esmeró en buscarlos, llevarle bombones y tantas otras cosas.

Tener detalles, en definitiva, cuidarte. Hacerte sentir especial y única y que notes que no tienes que preocuparte porque puede estar con otra persona, y lo que es mejor, sentirte tan bien que puedas pensar que no importa que tenga amigas femeninas, porque tú eres especial en su vida.

Mantener la ilusión, y siempre cuidar el factor sorpresa.

Y poder ser quien eres sin ningún tipo de problemas, poder decir siempre lo que piensas, lo bueno y lo malo. Poder decir “te quiero” sin tener miedo a molestar o a que te llamen “cansin@”. Ser tú mism@ y que te acepten tal cual eres.

Cuando era pequeña mis padres me regalaron un álbum de cromos, que era de “Amor es”

http://www.comicspage.com/loveis/

Me encantaban esos cromos. No sé donde guardé el álbum cuando crecí, pero no debería haberlo guardado, debería haberlo tenido cerca para acordarme de que esas cosas son amor, y no tener que pedir un beso, un abrazo, y que te quieran. No es amor darlo todo por alguien esperando que lo que tu sientes sea suficiente para dos.

A eso de las doce me fui para mi casa, porque me tenía que dormir para trabajar hoy, y ella también.

Y me fui pensando todo el camino, escuchando Máxima, Flaix y Radio Club 25, haciendo zapping entre las tres. Y me dio por llorar. Pero no lloré por la situación, ni por no estar con él. Creo que lloré por mí. No sé exactamente porqué me sentí tan triste, desde luego, no por haber hecho el tonto, nunca me arrepiento de las cosas que he hecho. Considero que si las hice pensando que estaban bien hechas, es que así fue, y en todo caso, no tienen solución ya.

Como dijo Catelyn Stark: “Si miro atrás, estoy perdida”.

Pero lo que sí me di cuenta ayer, es que amor son muchas cosas, desde lo que haces por tus amigos, ceder tu persona con disponibilidad horaria ilimitada, como lo hacen tus padres, estar allí cuando te necesitan, hacer sentir a alguien especial amigo o pareja, y ser correspondido.

No dudo que también es una cuestión de medidas, y que dos personas no aman ni de la misma forma ni con la misma intensidad. No dudo que quizás mi ex, a su manera me quisiera. Lo que sí está claro es que lo que yo le quería a él le ahogaba y lo que me quería a mi no bastaba para respirar. Es curioso: nos abrumamos por lo mismo, pero él en exceso y yo en defecto.

2 comentarios:

Pryrios dijo...

A la gente le cuesta muchísimo hacer borrón y cuenta nueva. Le tiene un miedo increible. De ahí vienen todos los problemas con los/las ex y todo eso. Pero si no haces limpieza, si te quedas con lo que ya tenías porque te da miedo esforzarte, luego es peor. El cambio es bueno (como siempre en su justa medida, que sino esto sería un Caos).

Por cierto, me presento. Soy Pryrios, alias "Kurton Stark" en el foro de Asshai ;)

Ysondra dijo...

Encantada, Pryrios =)

Pues sí, hay que hacer borrón y cuenta nueva pero a veces es difícil (que no imposible).

De momento estoy de limpieza, y salvo las horas nocturnas lo llevo muy bien ^^

Y estoy comprobando que el cambio es bueno =)

Ahora ya me empiezan a gustar hasta los fines de semana ^^

Buah, la de cosas que tengo para contar del finde ^^ Ultimamente me lo paso genial los fines de semana ^^

Yay! =)))))))))