6/21/2006

Inocencia perdida



Debe ser cosa del día, que no hay mucho que hacer porque tengo a todo el mundo en una reunión y me falta documentación para mi presentación del jueves próximo, que no me entregan hasta mañana o el viernes, pero me he quedado así bastante pensativa.

Ayer andaba dando vueltas por Fnac después de comer, como es ya algo habitual en mí. Hay quien se va de copas después del trabajo, hay quien se va de librerías. Yo soy de la segunda subespecie.

Había un libro por allí, que se titulaba “Tiempo para amar” de Heinlein (el archiconocido escritor de “Tropas del Espacio”, “El gato que atravesaba las paredes”, “La luna es una cruel amante”, y otros). Me llamó mucho la atención el título.

Estoy en un momento de volver a reencontrarme con la poesía, de releer a Bécquer, de releer a Tagore, y tantos otros grandes escritores. Vulgarmente se llamaría “estar ñoña”. Así que libros con ese tipo de títulos me cautivan y me dejan leyendo la contraportada para averiguar si vale la pena comprarlos o no.

A veces el interior no tiene nada que ver con el título de la portada, quizás este sea uno de esos casos.

También vi un nuevo libro publicado por Bibliópolis, “La esperanza del venado” de mi archiamadísimo Orson Scott Card. Tiene todos los números para ser abducido y formar parte de mi selecta biblioteca.

El caso es que por la mañana estaba leyendo un post en el foro donde suelo habitar a ratos, que justamente trataba de Heinlein, y me quedé curioseando a ver si alguien había posteado sobre “Tiempo para amar”.

Como la Ley de Murphy indicaba, no había mención alguna al libro, pero encontré un enlace que me llevó a un artículo, y después buscando en Dios llegué a un blog, donde alguien había dejado un comentario.Y ese alguien tenía avatar de Nexus.

Nexus, para aquellos que no lo sepan (que aproximadamente serán casi el 100% de entes del universo conocido) es un personaje de comic creado por el fantástico Steve Rude (Dude para los amigos).Es la historia de un asesino que mata por el bien de la humanidad.

Ejecuta a dictadores y otros tipos de “personas de interés”. Es una verdadera lástima que con tanta reedición nadie más que First Comics hace mil años publicara la serie en España (Norma a parte que ha publicado algunos números, a “precio Norma” evidentemente).

La historia de Horatio Hellpop es un tanto peculiar, pues una de sus primeras misiones fue matar a su propio padre. Después, acabó casado con una mujer que (“como todas” pensará algún XY) sólo le dio problemas, y dos hijas.

No se me había ocurrido ligar a Nexus y Heinlein, pero ahora que pienso en los dos, ambos tienen formas de pensar parecidas: el bien de la mayoría, etc, etc.

Total, que acabé en el blog de esta persona que debe tener gustos muy parecidos a los míos a lo que pude observar.

Dedicó un post a un personaje de comic “Kitty Pride”, la alevina de la versión 2.0 de la Patrulla-X.

Chris Claremont (cabecilla de un panteón de guionistas de primera), junto con Jhon Byrne (una de las antiguas glorias del dibujo), la crearon, como esa chiquilla cándida, de escasos años, de familia judia, que no encaja en ningún lado y que, acaba siendo adoptada por Charles Xavier en su escuela (a todo esto, que actriz más fea la que la interpreta en X Men III, qué fea, y qué “pardilla”).Muy estudiosa, muy inteligente, un genio de la electrónica.

Le encantan los ordenadores, adora bailar y practica el ballet. Idolatra a Dazzler, una famosa cantante mutante con el poder de transformar sonido en luz, y encuentra en Tormenta (Ororo Monroe) una segunda madre.

Gatasombra era la definición de inocencia.

Con ella ediciones Forum presentó la historia de su primer amor, con Coloso. Un Coloso, que por cierto, la abandonó por una extraterrestre que conoció en no sé qué planeta durante las Secrets Wars y se le muere entre los brazos (he aquí un bonito ejemplo de tirar una relación perenne por la borda, por el polvo de una noche).

Todo tan idílico…

Eran los años ochenta.

Los superhéroes no mataban. De hecho, la Patrulla X lo dijo más de una vez, aun cuando deseaban con todos sus genes matar a algún desgraciado “La Patrulla X no mata”. Porque tenían su honor, porque defendían una buena causa. Creían de verdad en un futuro mejor, en una sociedad libre de prejuicios donde humanos y mutantes pudieran vivir en paz.

¿Y dónde está eso ahora, veinte años más tarde?

Vale que Fénix se cargó un sistema solar (sin querer, vamos) cuando se transformó en Fénix Oscura, y murió por ello. Y bueno, quizás el más desviado en este sentido siempre fue Lobezno. Pero aun así, el también tenía su estricto código de honor (¿Quién no se acuerda de Mariko Yoshida?).

Pero, ¿dónde esta esa Patrulla X?

Actualizada a una versión "ene punto cero", en la que no pasa nada si matas a alguien, porque de hecho es lo normal.

Incluso al final, alguien tan puro como Kitty Pride acabó volviéndose poco menos que una pelandrusca.

Todo cambia, todo “evoluciona”.

Adaptarse o morir, rezan las personas inteligentes. Pero lo que me he quedado pensando hoy es… ¿Cómo es posible?

Entonces, un buen día recapacitas…

Hace no mucho me dijo una amiga (casi a sus treinta años) que se había dado cuenta de que la gente era mala por naturaleza, y que antes te clavan la daga en la espalda que te ayudan. Bienvenida al mundo real.

Atrás se quedaron los cuentos de hadas, las clases de ética.Y hola al egoísmo, a las intrigas, a la lucha constante por tener tu trocito de mundo mundial. Ya no te puedes permitir ser inocente.

Hoy ser inocente, en el sentido de cándido, está totalmente desfasado. Es la típica persona que es tan buena que peca de tonta, a quien se lo cuelas todo. No en vano cuando decimos “¡ay! Inocente, inocente…”.

Incluso tenemos “El día de los inocentes”, para reírnos de los torpes y los crédulos.No señor… No estamos en una sociedad que valore la ingenuidad.

Y cuánta hipocresía, porque esos son los valores que en muchos círculos sociales se predica, pero que todo el mundo que tiene una pizquita de cerebro jamás practica.

Imagen (c) de Michael Whelan // http://www.michaelwhelan.com (cuando consiga subirla al fin)

3 comentarios:

Hellpop dijo...

Hola, muchas gracias por tus palabras, me encanta que te haya gustado lo de Kitty y la imagen de Nexus. Ya ves, "The Dude" termina uniendo los gustos de las personas hasta en la blogosfera :)

Como seguramente ya sabes, dentro de poco comenzará la reedición de Nexus en tomos de la mano de Norma, desde el principio del todo (incluyendo los 3 primeros números en b/n), y siguiendo la reedición de Dark Horse. Espero que sea una edición de precio asequible por todos!

Tengo que disentir un poquillo, si me lo permites, en lo de que Horatio Hellpop obra así por el bien de la humanidad. La verdad es que yo lo veo como un acto egoísta. Él mata para dejar de sentir el sufrimiento de sus propias pesadillas. Se convierte en juez, jurado y verdugo de una acción que parece obvio que es justa, pero que él mismo sabe que, en el fondo, no lo es.

A veces he visto que se juzgan estos guiones de Steve Baron como algo fascistoides, cuando creo que se plantean las suficientes dudas en los motivos de Nexus. Para mí eso le convierte en un personaje muy humano.

De Kitty qué te voy a decir... Comprendes perfectamente lo que quise decir, y lo expresas muy bien diciendo tú misma que los personajes cándidos parecen estar desfasados. Y el fiel reflejo de la sociedad que suponen.

Creo que a mí también me gustarán los temas de tu blog, dame tiempo para leerlos :)

Ysondra dijo...

Hola, hola!

Pues no tenía noticias de la reedición por parte de Norma, pero ahora que lo dices, estaré muy pendiente, porque tengo unas ganas locas de tener ese tesoro en mi comiteca =)

Respecto a tu anotación sobre Nexus y su forma de actuar, tengo que darte algo de razón. Mayoritariamente cuando Horatio actúa es persiguiendo acallar el dolor que le invade cuando se resite al Merk.

Sí, también coincido que algunas personas, en este caso guisnista, pueden ser vistos como fascistas por su ideología. En su mayoría, aquellos quienes expresan tácitamente sus ideas e impresiones, sin importar el efecto que causan en los demás, reciben ese nombre.

Cuando eres tremendamente sincero y dices lo que piensas, como por ejemplo que no te gusta determinado grupo de gente (por ende, eres racista) y así lo transmites, la gente se horroriza.

Racista, te dicen aquellos que no tiene un solo amigo negro, un solo amigo gitano. Aquellos que apartan la mirada de los vagabundos, de los mendigos. Incívico te llaman cuando no dejas limosna. Todo eso comentaba con Grunttt el otro día.

Pues qué quieres que te diga...

Es un ejemplo más de la paja en el ojo ajeno.

Y bueno, de Kitty ya hemos hablado. Pero sí, me da un poco de pena esa pérdida de valores.

Los valores cambian con el tiempo. Sirven para llevar a una persona o colectivo en una dirección. Una vez conseguido el objetivo, imagino que es tiempo de cambiar de valores.

Las normas anacrónicas y los valores obsoletos, son una especie de cáncer social. Sirven para el control de masas y poco más.

Pero me hubiera gustado vivir en un momento en que ser buena persona no fuera anacronismo.

Hellpop dijo...

Uy, que creí que con esto de la validación de mensajes se había perdido el mío, jeje.

Pensemos en positivo: Kitty ya no es camarera "encuerada" desde que la cogió Joss Whedon en Astonishing X-Men (es su personaje favorito y, según dice él, una de las mayores influencias al crear a Buffy), el cómic actual que gusta a los que echan de menos a la Kitty de antes (aunque algo evolucionada ahora, claro) y a la Patrulla de antes. O eso dicen.

Lo que no va a cambiar es lo de los valores sociales, ¡allá cada uno! ¿no?