8/08/2006

El "no" ya lo tienes...



Eso me decían siempre las amigas cuando un chico me gustaba y no me atrevía a declararme. Claro que… Siempre es más fácil dar consejos, que seguirlos. Así que muchas de esas mismas amigas que me decían que el no ya lo tenía, eran incapaces de decirle nada a sus respectivos.

Así es la vida. Desde fuera todo parece más sencillo.

No obstante, con el paso del tiempo, he ido aplicando esa política en otros ámbitos de mi vida (que desde luego me parecen más sencillos que las relaciones sentimentales) como el trabajo, la búsqueda de piso, etc.

Considero que con inteligencia, mucho morro, desparpajo y buenas dosis de encanto, se llega a todas partes. Es difícil que te digan que no a según qué, si lo planteas de la forma correcta.

Ayer por la noche, volví a casa a la una de la mañana. Empieza a ser habitual volver tan “temprano” entre semana por lo menos una o dos veces. Es divertido. Había ido a ver una peli de estas antiguas. De esas que todo el mundo te habla y tú, que no sabes de qué carajo trata, te quedas off-the-topic como cuando la gente habla de Gran Hermano y no tienes pajolera de lo que comentan.

Todo empezó porque mis amigos son todo chicos, salvo escasas excepciones. Ellos flipan pepinillos tricolores con El Padrino.

Hace unos años, todo era “El Padrino” para arriba, “El Padrino” para abajo. Y yo pensaba ¿y esto qué narices es?. Porque no había visto nunca el film. Sabía que existía claro. Incluso teníamos un amigo en el mud, que se apodaba “El Padrino”. Tenía un ladrón halfling que se llamaba… A ver que no me acuerdo… Eurmal, me parece.

Era un mafioso de primera, pero mafioso de guante blanco. De los que son divertidos.

Un piratilla de tierra adentro que manejaba su clan “Garzas”, de ladrones y otros traficantes de objetos de valor. Fue tal el nivel de la organización en el juego que llegaron a tener una web propia en la que reflejaban las últimas noticias del clan. De estas anécdotas, hay un montón.

El Padrino, una bellísima persona, apodada a veces “el jalflino”, acabó ya la carrera y hace mil que no se le ve el pelo. Como a todos, supongo. Porque no podemos ser siempre Peter Pan y tenemos que dar paso a la realidad y crecer. Estaba haciendo un proyecto sobre energía renovable si no recuerdo mal. O algo relacionado con ello. A saber qué será de su vida.

Para que veáis lo que llegó a calar ese personaje ficticio en la vida de los XY que conozco.

Incluso recuerdo que una vez estuve con uno, que al final me puso las pelis y por eso las vi (no en su totalidad pero bueno xD al menos sí a trozos xD). Y a raiz de eso, a todos los varones que conozco les he preguntado en un momento u otro si han visto El Padrino y qué opinión tienen al respecto. Todos se flipan con la película. Increíble. Reaccionan como yo delante de un gofre de chocolate recién hecho. Para mí que salivan en exceso y todo.

Mi héroe de la infancia en este sentido, fue primero Gilito MacPato y después ya JR Swing. Yo lo tenía muy claro. De mayor iba a ser como él. Era mi ídolo. Era Dios.

Bueno, como ya me he redimido (o casi) respecto de esa fabulosa saga de la cosa nostra, ayer hice el segundo paso que fue ver “Uno de los Nuestros” en el cine.

¿Y cómo que en el cine? Si tiene más años que andar a pie…

Eso mismo me preguntaba yo la semana pasada. Pues porque hay un cine en Barcelona llamado Melies, que reponen películas antiguas en versión original. Hasta la semana pasada no sabía que esto existía.

Lo descubrí porque en un intento de culturizarme, alguien me llevó a ver una película titulada “Arsénico por Compasión”. Muy entretenida. Salía Cary Grant así que bueno… Muy actual no tenía que ser xD. Resultó estar filmada en blanco y negro. Lo que me llamó más la atención fue el hecho de haber sido rodada en un mismo escenario prácticamente. Muy curioso. Parecía una obra de teatro.

Me gustó la experiencia y me animé a repetir el cine.

Y así acabé ayer viendo la susodicha película de mafiosos.

Soy lo peor para recordar nombres de actores. Me suenan sus caras pero después no los sitúo. El hombre de ayer (voy a usar Google para quedar bien y poner el actor) Ray Liotta (fíjate que podría haber quedado bien sin decir que lo busqué en Google, pero para qué voy a mentir xD), tiene un inglés de pm y le entendí todo sin tener que leer subtítulos. Una alegría para la mente. Buscaré más films suyos porque al menos así, me enteraré de lo que dicen.

Cuando me senté en la butaca no tenía ni idea de que estaba basado en hechos reales. Mal mirado, qué puede ser más humano que la codicia y querer dinero fácil para llevar una vida cómoda. Y tener poder. Y de eso iba todo.

Las cosas que me quedaron más marcadas fueron: lo mucho que jode que te mientan porque te llaman imbécil a la cara (tema que recurre al blog cada tanto), lo goloso del dinero fácil (parece que una vez empiezas a ganar pasta rápida, es difícil parar), que la avaricia rompe el saco (llegados a un punto hay que saber dejar estar las cosas y no tentar la suerte), el poder corrompe (había cada mafioso más trillado que yo qué sé) y alguna más.

Es curioso ver que en esos círculos el honor y las normas están muy presentes. Mi padre siempre dice “donde se come no se caga”. Bueno, somos descendientes de italianos en la familia, así que xD No nos viene de nuevo. De hecho en Urugua, cada domingo hacíamos pasta casera entre todos. Raviolis, espaquettis y cosas así. Yo sigo haciendo gnoccis. Para el resto tengo que comprar una máquina de pasta.

Y que además tienen su código de conducta. La “vieja escuela” tenía muy claro dónde se metía y dónde no.

Me parece impresionante cómo se lía la troca hasta acabar como acaba al final.

La valoración final de la película es muy positiva, y puedo entender que a mis amigos les haya gustado tanto. Ahora ya no seré una paria cuando hablen del tema. Podré opinar con propiedad ^^.

A la salida del cine, tras una vuelta camino a casa, en Plaza España, había una furgoneta de los chicos que cambian los carteles publicitarios en las paradas de autobús.

Mi sentido arácnido femenino (el sentido arácnido en las mujeres está enfocado a detectar oportunidades provechosas de conseguir lo que una quiere, el de los hombres, a detectar cuándo están en peligro de dormir en la bañera; años de estudio de campo lo demuestra) y un breve análisis de la situación me indicó que podía llevarme ese día lo que tanto quería conseguir desde que supe que iban a estrenar Piratas del Caribe II: un póster de Jack (el-amor-de-mi-vida) Sparrow.

Así que, sin pensármelo siquiera (no se me pasó por la cabeza la posibilidad de recibir una negativa a mi petición), le pregunté al chico si no me podía dar un póster de Piratas. Él, amablemente me respondió que sí, que esperar un momento y le dije… “¿Tendrás uno de Jack Sparrow?”. Y lo encontró y me lo dio.

Era la una de la mañana, crucé Tarragona con un póster de metro veinte de largo (enrollado a lo ancho) bajo el brazo, con una sonrisa de niña feliz en la cara, como si me hubiera tocado un viaje a Disneylandia.

Porque la felicidad, a veces, son esas chorradas.

Ése póster del personaje de ficción por el que matarías, ése pastel de chocolate en un momento de bajón, ése gofre calentito, recién sacado de la plancha con su chocolate derritiéndose y cayendo a chorretones por los cuatro lados, esa cocacola en un momento de sed angustiosa.

Debería recordar más a menudo: la felicidad a veces, son esas pequeñas cosas.

Cuando salí de ver la película, salí muy excitada (en el sentido de salí con las pilas puestas, viviendo la película, y prácticamente viendo una vida de gángster para mí, sólo que yo lo hubiera hecho mucho mejor, claro xD), y no paraba de hablar, pasando de una idea alocada a otra.

La verdad es que más que a los gangsters admiro a los ladrones de guante blanco. A la gente que encuentra los bugs en las personas y aprovecha esos fallos para colarse en los recovecos de seguridad defectuosa o inexistente. La gente que consigue lo que quiere, pero sin matar a nadie en el camino, ni dañar a nadie.

Me dijo la persona esta que me altero mucho, como indicando que “lo vivo”. Y sí, yo lo vivo todo. Para mí todo es fantástico y maravilloso, o una porquería y el mundo una bazofia. No tengo término medio.

Pero cualquier cosa que consigue emocionarme provoca en mí una sensación de sobredosis de felicidad. Desde un regalo chorra e inesperado, a algo tan superfluo como un algodón de caramelo o una chocolatina en un buen momento.

Así soy yo. Doña “Montaña-Rusa-Emocional” Targaryen.

Los días buenos son fantabulosos… Pero los malos… Son malos de cojones… Gruño como Tsubasa en Karekano.

La verdad es que, salvo contadas ocasiones, siempre he creído que es bueno pensar cuando quieres algo “el no ya lo tienes”. Pero si lo pienso con calma, me doy cuenta que me atrevo a hacer las cosas partiendo de esa filosofía cuando lo que quiero conseguir es de alguien que no volveré a ver en la vida. O con las que son realmente importantes y mi supervivencia depende de ello.

Esto es: cuyas ideas u opiniones no influirán para nada en mí en un futuro. Por eso con mi mejor sonrisa y desparpajo, le dije al chico ese si me regalaba el póster. Aunque sinceramente, hay otros momentos en los que creo que debería ir más suelta y ser más franca y no lo consigo realmente xD. Es mi cruz, mi sino.

Mis películas favoritas son todas ñoñas. Para que la gente se haga una idea en mi filmoteca de Vds. originales está, entre otros títulos todo ahí mezclado: “El diario de Bridget Jones” 1 y 2, “La boda de mi mejor amigo”, “Por siempre jamás”, “Flashdance”, “Como perder a un chico en diez días”, “Jerry Maguire”, “Erin Brokovich”, “Cristal oscuro”, “Descubriendo Nunca Jamás”, “Hook”, “Legend”, “Romeo y Julieta”, Shakespeare in love”, “Nunca me han besado”, etc., etc.

También tengo otras como “La casa de las dagas voladoras”, “Tigre y Dragón”, “Hero”, “El castillo ambulante”, “La princesa Mononoke”, “Top Gun”, “Piratas del Caribe”, “Harry Potter” 1 y 2.

Pero casi siempre que estoy “plof” recurro a las primeras. Aunque claro, quizás no es la mejor de las ideas, porque la vida no es para nada como en (esas) películas. Salvo Bridget Jones, que es lo que se dice vulgarmente “la polla con cebolla”, por lo menos la primera parte xD =)

Hay una de esas pelis que dice en un momento dado, en una escena que un barco pasa bajo un puente que hay cosas que tienes que decirlas en el momento, porque si no, ese momento pasa, y ya no vuelve nunca más. Es una escena bonita. Se puede imaginar el personal que justo la frase lapidaria acaba cuando el barquito atraviesa el puente por debajo, dando a entender que el momento ya pasó.

Y sí, así son las cosas. A veces, ese momento pasa y no hay marcha atrás.

Últimamente me lo paso muy bien porque hago siempre lo que quiero. Mis rabietas más recientes están relacionadas con aquellas ocasiones que alguien o algo me ha impedido por lo que fuera, que hiciera lo que me venía en gana.

De hecho, aun tengo que hablar con cierta persona a explicarle el porqué de mi mal humor y mi peculiar forma de ser. En fin, a ver si un día de estos me pongo a ello. Ahora no tengo ganas ningunas.

Me doy cuenta de que estoy super happy, pero me aburro con facilidad de todo. De todo menos de Grunttt. A veces pienso que es la única persona que me entiende. Bueno, vale, no lo pienso a veces. Tengo la certeza de que es la única persona que me entiende.

Hay una peli, “En qué piensan las mujeres”, que no la tengo y a ver si la consigo, que es brutal. De cómo los tíos no entienden lo que nosotras pensamos, y como un afortunado llega a comprenderlas. Grunttt es uno de esos afortunados, que aprendió lo que pensamos, a base de ensayo y error y vivir rodeado de XX. Adaptarse o morir. Él se adaptó.

Tengo un amigo, pobre hombre xD, que una vez la tía que le gustaba le dijo “eres como el amigo gay que toda mujer querría tener”. Animalito… Si el tamaño medio del pene masculino es de 13’5 cm, seguro que el suyo pasó a medir -5cm automáticamente, de lo escondido que se le quedó xD Me muero de risa xD Angelito…

Grunttt viene a ser eso, pero en heterosexual. El mejor amigo que toda mujer querría tener. Yo le digo muchas veces que ponga una academia. Y no va en coña. A ver si el resto de personas saca algo de provecho. Pero nada, no lo consigo. Aunque se forraba fijo si la pusiera en marcha. Qué “Academia Axe” ni puñetas. “Grunttt’s How-To-Leave-Being-A-Jerk Training School”. Eso si que tiene futuro, con un espectro tan amplio de público objetivo xD

Analizando la situación fríamente, la mía claro, me doy cuenta de que no tengo ni pajolera idea de lo que quiero. Grunttt me dijo también que en medicina tienen una “máxima” que dice “si no sabes lo que buscas, no entiendes lo que encuentras”. Y es bastante cierto.

A veces buscas cosas, y cuando las encuentras o las tienes delante no sabes qué hacer con ellas. Es increíble, en serio.

El finde este que pasé un día y medio en Lloret y disfruté de lo lindo, podría haber durado hasta el domingo noche. Pero me estaba agobiando. A veces me agobio de la gente sin motivo aparente. Es la sensación de huir de algo y no saber de qué. Tener miedo y no concretar el objeto de tus miedos… O intuirlo y no querer hacerle frente.

Y como hay cosas que no me apetece afrontar ahora mismo, simplemente, sigo otro camino. Y me toca la pera. Porque cambio cada día de opinión. Parezco una ruleta.

Últimamente no tengo muchos problemas. Salvo los derivados de descubiertos bancarios xD pero bueno se solventan en 15 días. Y soy feliz así. Fíjate, tanto tiempo despotricando de que la gente quiere lo bonito y lo fácil, y aquí estoy yo en el mismo plan.

Es sólo que no quiero agobiarme con nada. Quiero disfrutar de los buenos momentos con todo. No quiero tener preocupaciones. Don’t Worry, Be Happy. Simplemente eso. Y justo, justo, por eso, creo que actúo de forma contradictoria, dependiendo del día, e incluso de la hora del día.

Hago en cada segundo lo que me place, lo que me viene en gana y tengo verdadero pánico a que las cosas dejen de ser así. Así que cuando intuyo algo de ese estilo, salto cual gacela.

Supongo que como recién descubrí la Libertad, y Mi Territorio, no quiero dejar nada por nada ni nadie. Hacer las cosas como me apetecen, sin pensar si me pondrán objeciones.

Dios mío… Es posible que esté loca de verdad y sea irremediable xD

Esto de la locura me recuerda una minicharla de ayer sobre las diferencias entre “normal” y “habitual”. Muy interesante. Pero ya me aburrí de escribir. Queda para otro día que tenga un momento “Real Academia Española”.

Dicit.

1 comentario:

Parsec dijo...

¡Qué bueno!
Creía que era un post sobre cómo entrar a tíos, y luego resulta que va sobre pelis de mafiosos. :)
Uno de los nuestros es genial, me encanta el monólogo final. xD
Intenta conseguirte la primera temporada de Los Soprano.
Si tu gustaron esas pelis, esta serie te encantará.
Incluso el protagonista dice eso de "donde se come no se caga" (¡Y en italiano!)

Nos leemos ;)