12/13/2007

Evil Inside

(c) James Wolf Strehle - Hateful Draft

Me da igual que sea Navidad, y que la gente desee paz a los hombres de buena voluntad porque es una mierda de deseo perdido, básicamente porque no existe la buena voluntad.

No, el ser humano es malo, malo, malo, muy, pero que muy requetemalo por naturaleza.

El ser humano, es peor que los animales, mutila, tortura, viola, saquea, tergiversa, manipula, engaña, esconde…

Sí señor, eso es ser humano.

No es ser bueno, dar limosna, ser altruista, magnánimo, compasivo. El ser humano es su estado puro, es un despojo. Igual es un despojo divino para algunos, pero despojo al fin y al cabo.

Pero en los países civilizados, como me aburro de repetir, estamos a salvo de los malhechores… Sí señor. Porque la Ley nos protege… ¿O debería decir que es al contrario? ¿Qué son los malhechores los que están a salvo de nosotros?

¿Es que el hijo de puta que robó en mi casa, se me llevó el portátil, el móvil y me rompió la puerta tiene que quedarse impune? ¿Es que si me lo hubiera topado de bruces en casa, hubiera tenido que quedarme de brazos cruzados, porque si le llego a hacer algo encima voy a la cárcel yo?

¿Pero qué clase de mierda de mundo es éste?

Volvamos a los tiempos anteriores al ojo por ojo, hombre… Volvamos a la cabeza por ojo, que me gusta más.

Así que ese hijo de la gran perra (consuelo me queda pensar que es heroinómano y al menos le de para unos cuantos chutes y muere por sobredosis antes del 2008), está por ahí tan campante mientras yo me jodo y pago los ochocientos euros de reparación de la puerta del piso de alquiler.

También se puede ir al infierno la administradora de la finca, que como es más vieja, dejará la faz de esta tierra antes que yo. No hace falta que se moleste en mandarme una postal desde allí. Se la puede meter por el culo directamente.

Así que yo, humilde inquilina, a a que han destrozado la puerta, y que ha desembolsado de su bolsillo ochocientos euros de reparación, solo voy a ver los trescientos setenta que les paga el seguro, porque claro… La puerta del piso es mía.

¿Es mía? Pues nada hombre, cuando se acabe el alquiler me la llevo de souvenir. Con dos cojones.

Y me río de sus explicaciones, que de haber cogido ellos el teléfono cuando tocaba, hubieran tenido que pagar el arreglo entero. Zorra.

Y cuidado con las yayas, que se hacen las tontas, con su yo no entiendo, y no se nada… Son más listas que el hambre, que para el caso, más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Vamos ahora con los polis, que amablemente cogen la denuncia que en el fondo, no sirve para nada, que aun estoy esperando que venga la científica a mi casa a tomar las huellas. Ahora entiendo porqué no triunfaría “CSI España”. No dan pie con bola. Dos semanas más tarde y ni se presentan.

Nah… El ser humano es basura. Y ojo, que yo me incluyo. Yo soy igual de mala, solo que ellos no le tienen miedo a las consecuencias de sus actos (como le dijeron a la bodeguera de abajo, su profesión es delincuente), y yo sí.

Nah… Quítale las leyes a la gente, déjalas a su libre albedrío de verdad… Y Madmax es un guiñapo.

3 comentarios:

ChusZ dijo...

._.

Joder, ¿qué coño está pasando? En casa también intentaron entrar hace menos de un mes, pero no lo lograron.

CARAMELO dijo...

Chaammmaaaa, poecita, que arrechera que te roben en tú propia casa, es lo peor, sentir que alguien ajeno a ti ha tocado tus cosas, se ha metido en tú esfera privada, la sensación de violación es terrorifica, pero lo peor es lo de los 800€ y la portatil, wofff!!!Y yo que vengo huyendo de la inseguridad del tercer mundismo y me encuentro que aca en España estamos cayendo en lo mismo, muy fuerte!!!!

Ysondra dijo...

Nas nas =)

Pues sí, cómo va el país...

La verdad podría haber sido peor, porque los gatos aun estaban en casa y solo se llevaron eso (más que nada porque siempre tiro de tarjeta y no tengo nunca dinero encima, y tampoco soy amiga de las joyas ni nada)... Pero joder, el mal rato lo pasas.

Y mira que me reía yo, pensando que esas cosas no pasaban ya xD A mis padres en la vida les ha pasado... Y pam...

Pena no haber tenido seguro... Al menos el portátil sí lo tenía, pero la casa no y la puerta sale de mi bolsillo. En fin.

La primera semana la peor, ahora ya mucho mejor ^^