10/11/2007

Nunca me abandones



“Cuando le dices a alguien algo malo
acerca de ti mismo y tienes miedo
de que no te quieran más; pero te sorprendes
de que no solo aún te aman, sino que te aman aun más”.
- Anónimo

He descubierto la literatura del Sol Naciente y me he enamorado, con Kazuo Ishiguro y con Haruki Murakami, así que he decidido ampliar mis horizontes literarios. Supongo que madurez es descubrir que hay sitios donde ni siquiera los dragones llegan y para alcanzarlos tienes que caminar sobre la tierra con tus propios pies.


Sigo con esa sensación interior de haber perdido el norte, y haber perdido el control (lo cual me joroba infinitamente más), pero poco a poco creo que aprenderé a colocar todas las cosas en su sitio.

He leído desde siempre, por lo general por ocio, así que siempre degusto novelas ligeras. Pero en estos momentos leo libros esperando respuestas.

Supongo que quiero conocer otros autores, otros puntos de vista, otras formas de escribir y en el camino aprender a entenderme un poco más.

En la vida siempre hay momentos para todo, y creo que para cada momento hay un libro, así que hace dos días, cuando "Tokio Blues" cayó en mis manos, después de tantos años de oír alabanzas sobre él, llegó en el momento justo en el que yo tendría paciencia para leerlo.

Leo a Naoko, leo a Reiko, leo a Toru, y me identifico con un trozo de cada uno de ellos.

Las páginas pasan y pienso que soy un poco Nagasawa. Yo también sé que estoy deformada, y también intento curarme sola. Es lo que llevo más de un año haciendo cada vez que me analizo.

[...]Reiko, con un cigarrillo entre los labios, también se rió.

- Eres un buen chico. Mirándote, me he dado cuenta. En los siete años que llevo aquí he visto ir y venir a mucha gente. Así que lo sé. hay dos tipos de personas: los que son capaces de abrir su corazón a los demás y los que no. Tú te cuentas entre los primeros. Puedes abrir tu corazón siempre y cuando quieras hacerlo.

- ¿Y qué sucede cuando lo abres?

Reiko, con el cigarrillo entre los labios, juntó las palmas de las manos con aire divertido.

- Que te curas -afirmó.

La ceniza del cigarrillo cayó sobre la mesa, pero a ella no pareció importarle. [...]

Extracto de "Yokio Blues, Norwegian Wood", de Haruki Murakami

Me ha gustado tanto el libro, que he ido a comprar algunos más de él "Sputnik mi amor", y "Al sur de la frontera, al oeste del sol".

La verdad es que soy bastante obsesiva y compulsiva. Cuando descubro algo que me gusta, lo quiero todo de ese algo. Como consecuencia de eso, en cuanto acabe estos tres libros, cogeré los otros tres que hay por ahí de Murakami y acabaré empachada. Necesitaré un período de desintoxicación, y en unos meses podré volver a la carga con él de nuevo.

Me pasó con Orson Scott Card, con Robin Hobb, con Dune. Si algo me gusta, quiero conocerlo todo de ese algo. Absorberlo, inhalarlo, poseerlo. Y entonces es cuando me acuerdo de Patrick Suskind y su libro "El Perfume".

Empezaré a preocuparme el día que quiera destilar libros y personas. Mientras tanto, supongo que está todo en orden (más o menos).

También estoy leyendo "Never let Me Go", pero se ha ido quedando atrás poco a poco, dejado de lado por otras lecturas que me han llamado la atención mucho más. Me imagino que tendré que empezar de cero la próxima vez.

Creo que lo que me llama la atención de lo poco que estoy conociendo de la literatura nipona que nos ha llegado es la sensibilidad que transmite y cómo tratan las situaciones. Tanto Ishiguro como Murakami explican las cosas de una forma especial y sutil. Consiguen emocionarte y hacer que te sientas envuekto en la historia e identificado en muchas ocasiones. Así que son lecturas ideales para mí en estos momentos, a pesar de que los temas que toquen en ocasiones sean peliagudos, y te dejen un regusto amargo.

Estas que estoy leyendo, son historias "reales" a pesar de todo. Como la vida misma. Quizás es que me aburrí de leer cuentos que acaban siempre bien, porque no es eso lo que vivo cada día.

Las cosas salen bien en un porcentaje muy irrisorio que para colmo queda totalmente eclipsado por la cantidad de veces que salen mal. Afortunadamente, esas veces que todo te sale perfecto, te llenan de la vitalidad necesaria para no dejarte arrastrar en la miseria de los fracasos (o al menos no por mucho tiempo).

Me jode ver que a veces no es suficiente esforzarte y darlo todo para conseguir que algo funcione. Creo que más que joderme (porque no es placentero), me frustra.

La gente siempre habla de que si esto es injusto, aquello no "vale". Y a veces yo también caigo en el error. Pero cada vez que digo o pienso algo así yo misma me corrijo "la vida no es justa". Pero bueno, uno se adapta bastante bien. Con práctica al final ya no te importa.

"Never Let Me Go" también llegó en en momento preciso. Curiosamente cogí el libro estando bastante triste, y con un ánimo masoquista de querer sentirme más triste todavía. Pero con todo, no sé porqué no me pasó, y simplemente disfruto de la historia.

Lo que más me llamó la atención yo creo que fue el título. Me impactó muchísimo tanto eso, como las críticas que leí y las recomendaciones de los amigos.

Creo que en cuanto devore "Tokio Blues", haré un alto, dejaré descansar a Murakami, y le seré un rato infiel con Ishiguro.

3 comentarios:

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola Ysondra! Leí Tokio Blues y me he quedado encantado con la narrativa de Murakami. Espero pronto leer otros de sus libros, no se verdaderamente cual de ellos y no me dejo llevar por la crítica, porque para mi, un libro es un descubrimiento, y si te pegas a él, sólo te sirve a ti en ese momento, a nadie más. Un gran saludo!!

Rince dijo...

Yo me he leído todos los de Murakami, excepto "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo", que lo tengo reservado en la estantería hasta que pase un tiempo para no acabar empachándome.

En mi modesta opinión, te recomendaría que siguieras con "Al sur de la frontera..." que, junto a "Tokio Blues", es de el que más me ha gustado.
"Sputnik, mi amor", no me gustó mucho, no logró emocionarme como los otros en ningún momento...
"Kafka en la orilla" no está mal, pero me dió la sensación de que lo alarga demasiado innecesariamente.
"La caza del carnero salvaje" es original y ameno, muy en la línea de Murakami.

A mí otro autor japonés que me gustó bastante en Yukio Mishima, tiene algunos libros cortos, por si quieres tantearlo...

Ysondra dijo...

Hola!

Hola Oswaldo, qué bueno leerte por aquí =) La verdad es que los libros son para leerlos en el momento justo.

Ahora se me ha dado por la poesía, y estoy leyendo a Benedetti y algún otro. No sé porqué me dio por ahí.

Fue una de esas casualidades de internet, escribí "+julìo +flores" en Google y apareció Julio Flórez, me encant´, fui a la librería y no encontré nada de él, pero había libros de Benedetti, cogí uno, y me lo llevé a casa.

No sabía que era uruguayo, cosa que ahora es un aliciente más.

Rince! Así que sigues por aquí =) Miraré el autor que recomiendas ^^ En cuanto acabe Tokio Blues, miraré "Al Sur de la Frontera..."

Un saludito ^^