5/11/2009

Anhedonia

Si no lo dices, si no lo piensas, no existe.

Y porque no existe, no duele, te convences.

Te permites el lujo de seguir caminando por los mismos lugares, como siempre, como cada día, como hiciste ayer y como harás mañana, con algo guardado en lo más hondo de tu corazón. Tan profundo está escondido que no alcanzas siquiera a percibirlo. O tal vez no lo percibes porque careces del valor de clavar los ojos en esa profunda oscuridad.

No late, no hace ruido, ni siquiera transmite su calor. Está muerto a todas luces. No obstante, no fue ayer: fue hace mucho. Tantos años que ya no te perturba. Tanto que ni siquiera en tu memoria permanece el recuerdo del último día que algo te atravesó.

Por eso, caminas sin sentir nada, olvidando los hechos y olvidando las palabras, pensando que eres fuerte y que nada ha sucedido, que despertarás mañana al nuevo día sin llorar. Porque eres fuerte, te convences, y ya no lloras… Si no lloras sea tal vez porque no tengas más lágrimas que derramar.

Y en cada paso algo se hunde, en cada paso algo se aleja. Te congratulas sin afrontar que no es el ánimo lo que te empuja, si no que te estás consumiendo hasta la médula.

Mutilaste todos tus nervios uno a uno.

No te queda corazón para sentir.

4 comentarios:

Lee lee Ann dijo...

brutal! Parece que lo hubieras escrito para mi... Así me he sentido hoy :( pero no es que me lo hayas escrito sino que es tan profundo que se mueve allá donde empiezan las raí es de losarboles, donde se pueden conectar ... Un abrazo!

Ysondra dijo...

Lili! =)

Nada, me volvieron un poco las gaans de escribir, y ayer escribía o me daba algo xD =)

La purga, ya sabes ^^

Un beso!

Lee lee Ann dijo...

Wow pero cuando te vienen las ganas vas con todo!
Un beso!

Ysondra dijo...

Ey Lili =)

Po chi, por aquí ando con unas pocas ganas de escribir xD

Toy contenta con el nuevo piso *^-^*